miércoles, 8 de septiembre de 2010

Terremoto de 1687 - ¿Milagro del Señor?

Cuando nos referimos al año de 1687 dentro de lo que es la sismología, sería incorrecto hablar de un solo gran terremoto que azotó a la ciudad de Lima y Callao(1), pues se sabe muy bien que fueron dos los terremotos que ocasionaron el gran desastre que dejó más de 700 muertos sin contar a los muertos de Cañete, Chancay y Pisco debido a que fueron inundadas dichas ciudades(2).
Antes de estos dos sismos, la tierra estuvo advirtiendo a la capital del virreinato de ese entonces que alguna catástrofe podría llegar. El primer registro que existe es del 30 de enero de dicho año, cuando un movimiento telúrico de intensidad regular sacudió a la ciudad de Lima sin mayores sobresaltos. Aproximadamente dos meses después, el 31 de marzo, un sismo más recio que el de enero remeció los cimientos de toda la localidad. De manera siguiente, el 8, 9, 13 y 16 de abril se sintieron de manera repetitiva sismos de poca intensidad pero que pudieron advertir a las personas de que cualquier cosa podría ocurrir. (3)
A pesar de todas estas “advertencias” sísmicas durante los tres primeros trimestres del año, el 20 de octubre de 1687, a las 4:15 de la madrugada un terremoto de 8 grados en la escala de Ritcher azotó Lima mientras los pobladores estaban durmiendo. Obviamente la emergencia tomo por sorpresa a toda la gente, la cual reaccionó con gritos y plegarias a Dios, aunque felizmente a los pocos minutos de terminado el movimiento telúrico la gente logro calmarse. Los daños habían sido numerosos, aunque las edificaciones más grandes y solidas lograron sobrevivir, junto con muchas casas que soportaron milagrosamente, pero lo peor llegaría después. Ya habiéndose tranquilizado las personas, a las 5:30 de esa misma mañana, otro terremoto, esta vez de 8.5 grados termino por traer abajo toda edificación que hubiese resistido el primer remezón.(4) Como si esta segunda catástrofe hubiera sido poco, a los pocos minutos un tsunami arrasó con el callao y la costa de Arequipa. Los daños materiales fueron incalculables y la población quedo herida en su mayoría. Los muertos registrados en Lima y Callao ascendieron a 700, una cifra bastante pequeña para la magnitud del desastre y que no refleja la poca preparación ante estas circunstancias que se tenía por esos años.(5) ¿Podría ser que alguien desde lo alto evitó una mayor tragedia?
Cabe resaltar que de esta fecha se recuerda mucho un mural de un Cristo crucificado que sobrevivió al primer terremoto y que fue tumbado por el maremoto del segundo sismo, quedando aun así, intacta la ya mencionada pintura(6). Esta imagen lleva el nombre de Señor de los Milagros, Cristo de Pachacamác, Cristo de las Maravillas, Cristo Moreno o Señor de los Temblores, debido a la milagrosa forma como sobrevivió el mural a tan gran siniestro. La imagen se encuentra actualmente pintada en una pared de adobe ubicada en el Altar Mayor del Santuario de las Nazarenas.(7)

(1) Cfr. Silgado 1981: 78
(2) Cfr. Alva Hurtado 1981: 19
(3) Silgado Lizárraga 2010
(4) Cfr. Seiner Lizárraga 2009: 115
(5) Cfr. Silgado 1981: 80
(6) Alva Hurtado y Chang Chang 1987
(7) SEÑOR DE LOS MILAGROS 2010
Video:
video



Slideshow:
 video

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada